Pastas enriquecidas con robalo: una nueva forma de ingerir pescado

Un proyecto desarrollado por investigadores del departamento de Producción Animal y Ciencia de los Alimentos de la Universidad de Zaragoza, conjuntamente con la empresa Innova Obrador SL, de la localidad zaragozana San Mateo de Gállego ha resultado ganadora de la I Convocatoria de ayudas de la Cátedra Agrobank para la transferencia del conocimiento al sector agroalimentario.

El proyecto que lleva por título, “Desarrollo de pastas alimenticias enriquecidas con robalo (D. labrax) de producción nacional para fomentar la ingesta de pescado a través de formas no tradicionales de consumo” ha propuesto llevar a nivel industrial pastas alimenticias enriquecidas con concentrado no desgrasado de proteína de robalo procedente de acuicultura nacional, probando varios formatos y formas de conservación.

El Jurado, ha tenido en cuenta que el proyecto pretende, por un lado, “combatir el desperdicio alimentario, uno de los problemas más graves a los que se enfrenta la industria alimentaria actual, al utilizar recortes y restos de robalo con valor nutricional y, por otro, producir un alimento nuevo con propiedades saludables —rico en ácidos grasos omega 3—, potencialmente dirigido al público en general y a los niños en particular, a los que no les suele gustar el pescado”. También ha valorado muy positivamente la factibilidad de protección industrial de la tecnología asociada al proyecto y el plan de difusión presentado.

El doble valor del proyecto, como ha señalado el jurado, es que subproductos de pescado transformado se valorizan en forma de un alimento saludable, pasta en formato fusilli que incorpora proteína y grasa de robalo, en un primer caso procedente de la piel y, en un segundo, procedente del músculo.

Como conclusión, señala el estudio, las pastas resultaron inocuas y seguras, con un contenido de proteína superior al de otros tipos de pastas y un interesante aporte de grasas poliinsaturadas que confieren potenciales beneficios para la salud de los consumidores.

En el aspecto sensorial destacan que éstas resultaron de color homogéneo, con olor y sabor característico a pescado, masticables y ligeramente pastosas. En definitiva, añaden los investigadores, “éstas presentan una opción interesante para obtener, de cierta manera, los beneficios del pescado a partir de una forma alternativa de consumo”.

En la actualidad, los investigadores están en la búsqueda de socios estratégicos para poder llevar a cabo el “escalado” de los productos a nivel industrial con el propósito de colocar este alimento en el mercado, disminuir los costos de producción y procurar el mayor acceso y disponibilidad para los consumidores en general.

Fuente: Mis Peces

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Solve : *
28 + 9 =