Cambios en la denominación de origen para el aguardiente de uvas

Con la escala el valor de los mejores piscos podría elevarse significativamente. Nuevo reglamento de la denominación de origen pisco estaría listo para fines de año.

Se está trabajando en la modificación del reglamento de la Denominación de Origen del Pisco, y con ello se espera apuntar a una escala de calidad, similar a la que tiene otras bebidas espirituosas como el whisky, mezcal, vino, entre otros.

De esta manera, la bebida bandera espera una escala que distinga los años de procesamiento y el lugar de procesamiento, así lo comentó José Moquilaza, embajador de la Marca Pisco.

“Este es un proceso que recientemente pasó con el mezcal, y no solo distingue a las variedades de bebidas, sino que otorga un valor adicional a las bebidas de mayor calidad”, expresó.

Visto desde la parte comercial, para el mezcal este proceso ha llevado a tener un valor promedio de US$ 5 por litro a más de US$ 20 por litro.

“Estamos hablando de una bebida con 3 millones de litros, mientras que el pisco tiene más de 10 millones de litros”, detalló.

Actualmente el reglamente de la Denominación de Origen Pisco lleva consigo el proceso para su elaboración y las cepas que son utilizadas, además del lugar que le permite esta definición.

Sin embargo, José Moquillaza considera que es necesario dar el paso adicional para el impulso de la industria.

“Chile ya lo tiene para sus aguardientes, aunque solo por el nivel de alcohol que posee, pero esto debería ser el caso para el pisco”, mencionó.

Se espera que, en los próximos seis meses, hacia fines de año se pueda tener una propuesta técnica más concreta para el mercado local y para las exportaciones al mercado internacional.

Este esfuerzo no solo es de los productores, sino también del Indecopi, quien vela por la Denominación de Origen Pisco.

Hacia los millennials

​El cambio en la segmentación del pisco, por su antigüedad y zonas de producción, también apunta a atender a los consumidores del mercado.

“Hoy los consumidores son más exigentes, y ya no solo quieren conocer el valle de producción, sino la zona específica de elaboración, y piden el detalle si es en la margen derecha o izquierda, o si está lejos o cerca del río”, expresó.

Otra de los cambios que existe en el consumidor, es que hay una incorporación generacional, como es el caso de los millennials.

“Hoy los consumidores de pisco son principalmente personas con más de 30 años, y los más jóvenes son ‘chilcaneros’, quienes poco a poco incursionan en los detalles de las bebidas”, expresó.

Así, remarcó que los millennials son más exigentes en los cambios y en los detalles, los cuales pueden ser incorporados con los cambios en el reglamento.

Fuente: Gestión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Solve : *
29 − 29 =