Investigar y producir

Campaña de crowdfunding para investigar y producir de carne de pollo in vitro

Supermeats es una startup israelí que apuesta por la producción de carne de laboratorio como una solución capaz de revolucionar la industria de la alimentación, logrando que sea más sostenible y respetuosa con el medio ambiente, y acabando con la producción industrial animal. Sus responsables explican que esta tecnología podría abastecer al mercado alimentario en cinco años, pudiendo disfrutar de la carne sin necesidad de matar animales, por ello prepararon, para el pasado día 11 de julio, una campaña de crowdfunding para la investigación y producción de carne de pollo in vitro o de laboratorio.

Los responsables de Supermeats explican que la carne de cultivo no difiere de los cultivos de frutas y verduras actuales, en todos ha intervenido la mano del hombre y sin ella el actual sistema alimentario no sería posible, sea por producción, por almacenamiento, por transporte, etcétera, siempre se ha buscado la eficiencia y en el caso de la carne es necesario realizar la misma tarea. Aunque se habla de carne de laboratorio, la empresa explica que esa no es su verdadera definición, ya que se trata de carne cultivada que se produce a nivel industrial, del mismo modo que se producen la cerveza u otros alimentos y bebidas. Desde luego, esta comparativa no será interpretada por muchos consumidores del mismo modo.

Aunque ya existen alternativas a la carne con textura y sabor similares (se puede citar por ejemplo la “hamburguesa imposible”), la empresa comenta que no es “auténtica carne”, alimento que quieren muchos consumidores. Por eso, la alternativa para acabar con los efectos de la producción animal industrial y poder disponer de más tierras y recursos para cultivar vegetales, entre otras cosas, es la carne de cultivo. Quienes disfrutan del sabor de la verdadera carne, podrán seguir comiéndola sabiendo que se ha obtenido de forma respetuosa con el medio ambiente y sin necesidad de sacrificar un animal.

Actualmente encontramos compañías que trabajan en el desarrollo de producción de carne de cultivo, pero Supermeats es la primera empresa que está trabajando en el cultivo de carne de pollo para la producción industrial; este trabajo se centra principalmente en el desarrollo de tres productos: la carne de hígado de pollo, la carne picada de pollo y la pechuga de pollo. Su idea es que la producción se pueda realizar a nivel local, de modo que se puedan reducir al mínimo los costes de transporte y almacenamiento.

La startup comenta que actualmente sus productos están en desarrollo y evidentemente no están disponibles para su compra, pero para que se pueda hacer realidad este sueño y poder adquirir en un supermercado carne de pollo cultivada, solicitan la colaboración de quienes creen que esta es una buena alternativa para renovar el sistema alimentario, mejorándolo de forma significativa. El objetivo es crear alimentos cuyo costo sea igual o inferior al de la carne de pollo convencional que podemos adquirir en un supermercado o carnicería; si todo se desarrolla según lo esperado, quieren lanzar el primer producto en un plazo máximo de cinco años.

La empresa comenta que el sector ganadero es un factor de estrés importante en muchos ecosistemas y en todo el planeta en general, es además una de las mayores fuentes de gases de efecto invernadero (GEI) y uno de los factores que provocan la pérdida de la biodiversidad. A esto hay que añadir que en los países en vías de desarrollo posiblemente es una de las principales fuentes de contaminación del agua. Dado que existen numerosos estudios que apuntan que es necesario reducir el consumo de carne, tanto para el bien del planeta como para la salud humana, la carne in vitro se perfila como la solución para acabar con los problemas antes descritos sin necesidad de renunciar a la carne.

La carne cultivada se anuncia como más saludable debido a que la producción estará supervisada, no contendrá antibióticos, restos de pesticidas u otras sustancias similares, no será responsable de la aparición de pandemias como la gripe aviar, etcétera. En el medio ambiente el impacto será mínimo, ya que requerirá un 99% menos de tierra, un 90% menos de agua y emitirá un 90% menos de gases de efecto invernadero. A esto hay que añadir lo antes comentado, su coste será similar al de la carne de pollo tradicional o incluso menor. Parece que el desafío de la viabilidad económica de la carne in vitro ha sido superado por esta empresa tal y como lo pintan todo, atrás queda la hamburguesa de carne de cultivo producida por investigadores de la Universidad de Maastricht (Países Bajos), cuyo coste alcanzó nada menos que los 240,000 euros.

Hay que recordar que el investigador jefe responsable del desarrollo de esta hamburguesa, comentaba hace un año que ya era posible reducir de forma significativa el coste de este tipo de carne hasta los 65 dólares por kilo, sólo dos años después de haber producido la mencionada hamburguesa. Ye entonces considerábamos que era difícil creer que en tan poco tiempo se hubiera pasado de un coste de producción inasumible, a un coste que rivalizaría con el de la ganadería tradicional. Pero como podemos comprobar, ya son varias las empresas que aseguran poder ofrecer este tipo de carne a un buen precio, un ejemplo es Supermeats.

Los responsables de la empresa comentan que uno de sus propósitos es cultivar la carne pero sin utilizar los animales, aseguran que disponen de la tecnología que lo permitirá y no será necesario utilizar sueros u otros ingredientes de origen animal. Consideran que sus productos serán adecuados tanto para los consumidores de carne como para los vegetarianos y veganos (seguro que algunas personas no estarán de acuerdo).

Con la campaña que se desarrollará en la plataforma de financiación popular Indiegogo, pretenden obtener fondos (todavía no se ha dado a conocer la cantidad solicitada) para poder sufragar los gastos de investigación y la puesta en marcha de plantas productoras de carne de pollo in vitro que aseguran será biológicamente idéntica a la carne convencional, ofreciendo las mismas características organolépticas. Sobre la textura, es difícil de creer dado que esta carne no procederá de músculos ejercitados, pero esperaremos a que en la web de Supermeats se proporcionen con el tiempo más detalles sobre la tecnología utilizada y el proceso de elaboración.

Fuente: Gastronomía y Cía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Solve : *
27 − 13 =