Consumir aceite de oliva en el embarazo contribuye al correcto desarrollo del bebé

Los casos de niños pequeños para su edad gestacional se reducen en las mujeres que consumen aceite de oliva.

Tomar aceite de oliva no sólo es bueno para la madre, sino también para el feto durante el embarazo. Un estudio desarrollado en cinco hospitales andaluces, en el que Jaén ha sido pieza esencial, indica que las mujeres que toman “oro líquido” habitualmente tienen menos posibilidades de alumbrar un niño Pequeño para su Edad Gestacional (PEG); es decir, bebés que morfológicamente no tienen un desarrollo apropiado, lo que les puede conllevar problemas de aprendizaje, crecimiento y hasta problemas infecciosos, por lo que son sometidos a un seguimiento especial.

Un grupo del Centro de Investigación Biomédica de la Red de Epidemiología y Salud Pública, que pertenece a la Universidad de Jaén, ha dirigido y coordinado el proyecto, que ha contado con Fondos de Investigación Sanitaria del Instituto Carlos III, que pertenece al Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades. Se ha desarrollado en los hospitales Materno Infantil de Jaén; San Juan de la Cruz, de Úbeda; San Agustín, de Linares, Virgen de las Nieves, de Granada, y Hospital de Poniente, de El Ejido. Los investigadores han estado más de dos años en la recogida de datos dentro de un protocolo que contaba con todos los avales del Comité de Ética. Cada vez que se detectaba un caso de un niño PEG —Pequeño para su Edad Gestacional— se pasaba un cuestionario a la madre en el que se preguntaba sobre la dieta y los hábitos de consumo de alimentos.

Luego, este niño se emparejaba con otro bebé al que no se le detectaba nada. Y así se estudiaron 1 036 partos; es decir, 1 036 bebés. Después de analizar los resultados, se obtuvo una conclusión realmente sorprendente. Las madres que tenían bebés que eran pequeños para su edad gestacional consumían mucho menos aceite de oliva en su dieta diaria que las que daban a luz niños aparentemente normales. Por lo que, se extrajo la conclusión de que consumir aceite de oliva reduce el riesgo de alumbrar a un bebé que sea pequeño para su edad gestacional. Además, se trata de un estudio multicéntrico; es decir, que se elaboró en diversos hospitales. Ahora, la prestigiosa revista científica Nutrients ha publicado esta investigación, que resalta las bondades de la dieta mediterránea y del consumo del aceite de oliva para proteger el desarrollo de los bebés en el tiempo gestacional.

De esta manera, la comunidad científica vuelve a avalar las bondades que tiene el aceite de oliva como un alimento totalmente saludable.

Fuente: Diario Jaen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
9 + 7 =